ARTÍCULOS ESPECIALES.

GONZALO CASTRO ARAUJO (1898-1989 ): REMEMBRANZAS DE UN NIÑO 

POR: ÁLVARO CASTRO CAICEDO.

Hijo de Claudio Castro Hidalgo y Marta Caicedo

El día no había aún terminado para mí, pues la expectativa del viaje a Pasto casi no me había dejado dormir, la “temperada” en Ancuya se acababa, pero la llamada para levantarse indicaba que ya otro día comenzaba, y muy temprano, en plena noche. Vestirse y raro en Ancuya, ponerse el saco, y salir al corredor. Ahí estaba él, ya esperando, su vestido  de paño y su sombrero le daban un aire diferente de aquél que veía en el día,  trabajando en su taller y por todas partes, su aire circunspecto infundía respeto a cualquiera, y más a esa hora.

Pocas de sus palabras recuerdo haber escuchado, muy amante de la lectura, era un hombre de acción, Papá Noi como era llamado con el cariño de los niños anteriores a mí, me tomó de la mano y nos aprestamos a subir la cuesta inclinada hacia el parque del pueblo,  la neblina hacia irreconocible las calles, el silencio parecía conducir al misterio,  y el caminar así al lado del Papá Noi completaba la poco común escena. Al repique de las tres en el reloj de la  iglesia estábamos en el parque, el carro de Tío Clélio o de Tía Emilia, no era esta vez el que nos llevara, como tantas veces antes, ahora un carro “escalera” rojo era el que nos recibía.

Para un niño el viaje hasta Pasto se hacía infinito, el frío cortante me mantenía despierto, frío como pocas veces. Papá Noi conocía estos senderos desde siempre, después supe que los había andado a lomo de bestias desde su juventud, cuando no se conocían los carros. Cuando el frío arreció, él abrió un maletín de mano, traía una de sus ruanas, una de color café, de lana de oveja, que compartió para cobijarme, y a la que me aferré como un náufrago.  El silencio del hombre y del niño, que era también respeto y misterio, se encontraron en esa noche.

Los campos, antes invisibles, se volvieron poco a poco grises, y los pastos húmedos ya se podían ver. Pero esa madrugada cuando finalmente amaneció y vi quizás por primera vez como un día empezaba, fue grande la impresión; pero en ese amanecer había algo más que se revelaba.

La reciedumbre, la justicia y la bondad estaban ahí, tuvieron en Papá Noi para mí el primero y más claro significado, antes de que las palabras llegaran, antes de que las balbuciera; eran él, quien con su vida más que con palabras mostró su significado en momentos de quietud y de incertidumbre.

Debía conocer a mi abuelo, y la ocasión para empezar a hacerlo la trajo la aurora, el silencio y el frío, del resto se encargó el tiempo. 

Comentarios

Arriba


EL CONEJILLO DE INDIAS E YO

Por: Yohana Rodríguez (Sogamoso, Boyacá) señora de Avadin Yorodr@yahoo.es

El primero de enero, de un año nuevo, y luego de un guayabo pastuso solo tomando aguardiente Nariño, engañada con atenciones basadas en el argot ya conocido de otras fiestas “El tuyo y el mío”, deliraba con comer algo delicioso, que me quitara aquel malestar producido por los excesos de la noche anterior……..De pronto entró la tía de mi novio exclamando ya hice las reservaciones en el Restaurante de Catambuco para ir a comer cuyes y frito pastuso, en los rostros de la familia se exclamaba felicidad y apetito, empezaron los preparativos para irnos hasta aquel lugar………Esta sería la segunda vez (confieso que la primera vez no fue muy agradable) que comería de este exótico, autentico y ancestral plato, tan tradicional y querido por todos los nariñenses, pero tan extraño e infrecuente para los del altiplano cundí boyacense, pues allí el guayabo se pasa con una carne a la llanera, papas, ají y refajo o una deliciosa pelanga,[1] así que me asaltaron las dudas sobre que seria lo que encontraríamos en ese lugar y más aun cuando me explicaron aquello del frito entrañas doradas del animalito acompañadas de maíz pira………Cuando llegamos al lugar, el propietario saludaba con mucha cortesía, amistad y zalamería; el sitio estaba lleno y al pasar por las mesas veía los rostros de los comensales llenos de gusto por aquel banquete que estaban disfrutando, pero los platos aun no era capaz de verlos…….Nos dirigimos al segundo piso y encontramos el juego de la rana o el sapo así que nos dispusimos a jugar en tres equipos: tiritingos, enteleridos y chuchingas, mientras hacían el pedido y por supuesto nos servían a la mesa….el juego se hacia largo y yo moría de hambre, me distraía con la hermosa vista de las laderas del Galeras decoradas con cultivos, a modo de una gran colcha de colores formada por retazos………Cuando escuché los alaridos de todos indicando que la hora había llegado, así que nos organizamos en las mesas a mi me toco con la suegra, un primo y mi novio, al ataque empecé por las papas pastusas con ají de maní, doña Martha repartió las presas del cuy, pero a mi me correspondió uno completo, peruano decían que era y adivinen que………….simplemente delicioso, no deje nada cachiquie hasta las uñas, no se si era debido al hambre, o a la presión de la suegra en mi mesa o por cortesía que me lo comía……..…..pero ahora cada vez que tengo la oportunidad disfruto y comparto de un delicioso cuy con papitas, frito pastuso y ají de maní……………que viva pasto carajo.

[1] Fritanga. Longaniza, morcilla, empanada, chicharrón, gallina, papa criolla, papa salada, el inseparable ají y por supuesto un refrescante refajo.

Comentarios

Arriba


LOS HIDALGOS DESDE LA BARRERA 

Por: Jaime Gonzalo Castro Caicedo, nacido en Ancuya- Nariño Colombia, Hijo de Claudio Castro Hidalgo y Marta Caicedo

Y Bueno, como me insistieron tanto y tanto en que de alguna forma participara en la gran celebración del primer año de la pagina de HIDALGOS en Internet;  así como le insisten a uno ellos para beber " Una copita …. una Copita… No Gracias ,  …. Una copita …. No  " y uno que no y que no y al final se la recibe y toma el típico brindis de aguardiente  de las fiestas de la familia, que si no se tiene cuidado,  queda uno al final a las 5 de la mañana ya de cuadrúpedo y se llega a la casa sin saber como fue y que   además  ¡ no  me explico!  ¡uy! … ¡Tatay! … en la misma copa toma todo mundo… ¡ huy!  ¡ Tatay ¡ otra vez … todos los de la foto,  que a propósito cada vez es más grande y  toca mirarla en microscopio o hacer una foto satelital.  Como es eso si allá en nuestras nobles tierras Borbonas de España cuando terminábamos nuestros ejercicios de caballería no hacíamos eso…. ¡ huy ¡ no me explico en que momento cambiamos la noble costumbre de beber de los Hidalgos de  allá de esas tierras. Decía yo que después  de que se fue de la ciudad de Pasto mi hermanito German Castro, también llamado  en  los lados del pueblo de Ancuya donde por algún tiempo merodeaba

" El Gemelo" o " el Churoso " , pues el pobrecito vive lejos precisamente por allá en la tierra de esos otros Hidalgos y quien vino a desorganizarnos nuestra tan organizada y planeada agenda y  que nos dejo “enguayabados” no solo el día que se fue , si no otros tantos en días pasados ,  Y luego de que algunos clientes de mi negocio me sacaron la piedra luego de hacer la visita de rigor con la maleta de chepito. Pues que mejor terapia de relajación que tomar la idea de escribirlo y darle una forma a anécdotas o historias,  pues por fortuna ese tema es más agradable y podemos así terminar la tarde de mejor ambiente. 

Los HIDALGOS desde la barrera por que he querido mirarlos desde acá.... desde gradería donde uno ve pasar y pasar a la familia siendo uno mismo también concursante  pero no en toda la función si no en partes de estos largos años en la cual por motivos de que tenemos esa parentela por mi Abuela Paterna : Amalia Hidalgo   y su hermana , la Tía Emilia Hidalgo , también fallecida por idénticos motivos  ambas casadas a su vez con los  hermanos CASTRO de aquella epoca. Mi Abuelo Gonzalo y su hermano Clélio. Todos ellos con la terminación “ q.e.p.d “ es decir ya fallecidos . pues ya era justo con sus años, que en Colombia es algo digno de celebrar y por fortuna en nuestra familia en su mayoría ….de Viejos y de  Muy Viejos…… ¡ Hay no,  Dios nos guarde la chochera que nos coja.   

¡Haaaa ¡ Y allí viene la primera anécdota, al parecer los Castros con los Hidalgos como que se atraen como los Imanes “en polos” como en la electricidad  no solo de a uno  si no dobles, es decir por más que se los aleje ellos se juntan, no importa de que forma…. Unos mas cerca que otros, unos se casan entre si no importa en que generación  o en cual otra, pero con seguridad encontrará en el pasado en el presente o en el futuro esa atracción… aunque no se si será fatal o no… lo que estadísticamente y científicamente se ha comprobado es que funciona y que es el gran desafío de todas las leyes.    En lo que a mi respecta  no me ha pasado…. Es que yo no me explico… si mujeres no solo las hay en Ancuya ni tam poco solo en la familia si no también las hay en otros lugares, se las encuentra uno en cualquier parte de Colombia…. En Bogota, en Boyaca, en Brasil, En España, Irak, hasta en Pasto, no me explico,   a mi por ejemplo la Zona Cafetera de Colombia me encanta… y hasta en Barranquilla ….. pero no…. Los Hidalgos se atraen con los Castros.   

Y Claro. La única manera de juntar a esas dos familias de por si ya numerosas, de a docenas ,  no seria exactamente en un salita con unas sillas en fila arrimadas contra la pared o en un carrito, tenia que ser en patios, potreros y camiones , y es allí donde los primeros recuerdos conscientes de la familia Hidalgo que tengo es que mi familia en carnavales…. Hace por allá treinta y tantos años,  se juntaban en aquel que no se si seria el único o no de tantos camiones lleno de Hidalgos… el Camión de don Olmedo “Negro”  debe ser por que yo oía que había un Olmedo “Blanco”  y Otro “Negro” que para ser franco en mis años de ingenuidad infantil no concebía como puede haber alguien  “ negro “ y otro “ Blanco “  si a mi en mi primaria de la escuela Publica Joaquin Maria Perez que todavía existe , me habían mostrado los colores y enseñado solo el Blanco y el Negro como en realidad son.. Así que para mi las dos personas u Olmedos Blanco y Negro no tenían ninguno de los dos colores y eran la misma cosa. En ese camión la dicha y la felicidad viajaban por toda la ciudad con betún , grasa y ceniza de trapiche con formulas hasta venenosas creo para hoy en día. Allí se juntaban una señora regordeta, bulliciosa y que tomaba trago en forma a la que con el tiempo conocí como “ La Negra Clemencia “ … Hidalgo también ella, que era de las que más se divertía, los niños Castros y Los Niños Hidalgos  se divertía de lo lindo en carnavales allí dentro de ese cuadrilátero rodante que era el camión , subiéndonos en la carrocería  y untándonos el cosmético negro que se repartía por tambores, se tomaba aguardiente en la misma forma que se toma hoy en día solo que los niños por fortuna no participaban de esas rondas pero claramente se podía distinguir al adulto que mejor lo recibía. Al finalizar, el Camión de la felicidad  descargaba no se donde su cargamento infantil los cuales continuaban con el juego hasta el cansancio y seguramente los sardinos, muchachos y adultos se reunían o nos reuníamos como hoy en día se hace se hace en alguna esquina del parque de Nariño a Continuar con la fiesta y claro esta a tomar un aguardientito servido con la misma forma e insistencia de ahora. Algunos de los adultos se quedaban en el “Ejido” El Barrio de los Hidalgos, donde eran bajados de todas las formas posibles y recibían allí “cristianas atenciones”, es decir “ mijito venga, no tome más , como, coma, y vaya a dormir “…. “ Venga Mijito… tome este caldito “””… finalizaba el primer capitulo. De ese día. Y como no solamente fue  un año si no muchos en los cuales los Castros paseamos en un camión de los Hidalgos en Carnavales, con el tiempo aprendí a distinguir cual era el Blanco y cual era el Negro.  

Con el Tiempo el “ Camión de los Hidalgos” me enteré nos ayudo en  el ultimo de los trasteos desde una casa revieja y destruida que esta manada de Castros dejo en un Viejo Barrio Tradicional en Pasto y nos trajo los pocos y destartalados muebles que quedaban, con los pocos Castros que en ese entonces quedaban en la ciudad,   hasta el lugar en el cual hoy ya vivimos y en donde de vez en cuando nos juntamos a hacer lo mismo de siempre, Conversar, Bailar, tomar aguardiente, comer y comer y también recibir “ cristianas Atenciones “… solo que también la casa se llena. 

Hay otro personaje  Hidalgo, rechoncho él , que  tenía un “ Consultorio “ de odontología  en nuestro pueblo Ancuya , del que recuerdo  atendía su “ distinguida “ clientela “ en un viejo sillón y con el olor típico   de sacamuelas de pueblo, el cual se mezclaba con ese pulso de “ neuro cirujano”  y su olor a cigarrillo y a trago… parado en la esquina. De ese personaje seguramente tendrán muchos que escribir y muchas cosas que recordar, por allá en los años 1970 o mas atrás. También las anécdotas del inicio de la ya tradicional Caminata de Peregrinación a Ancuya,  pero es mejor terminar esta historia.   

La familia Hidalgo con seguridad,  conociéndolos,  no se extinguirán, es más fácil que se extingan los Castro y  en los años que siguen tocara juntarlos en tractomulas , barcos o estadios…y en INTERNET para que alcancen todos , así… a granel  niños y adultos como siempre con todas sus variedades , y las historias también seguramente se seguirán  contando las de ahora como las que salgan… Por ahora es mejor terminar allí,  esperemos otro año de la Pagina de Internet para escribir sobre los Hidalgos que yo recuerdo y esperamos que los niños escriban sobre lo que ellos quieran.  

¡ Salud ¡ … Un Brindis para este fin de año en la fiesta de los Hidalgos, y por la pagina de Internet de HIDALGOS   y sigamos brindando como siempre de la misma forma… Tenemos otras Noblezas. Muchas Gracias por compartir con ustedes este cumpleaños y sus fiestas y por estar la familia Castro- Caicedo Acompañada en varios momentos de nuestras vidas.  

No sean tan MIL OFICIOS, en la familia Castro o Hidalgo seguramente tenemos unas Tías o Tíos  que si lo son y darían mucho tema para escribir y también hay mejores escritores pero ahora con mucho gusto lo hice. ..... Espero que lo publiquen enterito... que no me censuren  ni en una coma....como el alambique que le decomisaron a nuestro Gonzalo Castro... como ven ha... casi lo llevan a la cárcel por hacer alcohol. 

Comentarios

Inicio

Arriba


Mailbox

 

Estaremos muy agradecidos de recibir aquí sus comentarios y opiniones acerca de nuestra  web..
  E-mail hidalgo_amigosweb@yahoo.com
Teléfonos: 3154771  -  6697114   Bogota D.C.